Autor: Renatto Alexis Nevado Siancas

“1 de enero de 1972. Anoche, en plena víspera de Año Nuevo, el magnate pesquero Luis Banchero Rossi ha sobrevivido a un atentado que sufrió en su casa de descanso en Chaclacayo”.
Asi rezaba el primer párrafo de la página central de Diario El Correo. En efecto, Banchero fue atacado por el hijo de su jardinero, Juan Vilca Carranza, siendo rescatado en el acto por su secretaria Eugenia Sessarego, gracias a una suerte extraordinaria.
Vilca Carranza fue llevado a la comisaria de Chaclacayo para que confiese el motivo de su acción criminal y responda ante la ley.
Meses después, se demuestra que detrás de ello estuvo involucrado el presidente Juan Velasco Alvarado, hecho que ocasiono una masiva reprobación pública y convocó a numerosas marchas en el interior del país, sobre todo del sector pesquero; con el fin de exigir la renuncia del dictador y terminar con el régimen nacionalista.
Velasco en su ultimo mensaje a la Nación reconoce que Banchero representaba una amenaza a sus las políticas de su gobierno y que la nacionalización de sus empresas iba a significar una “mejora” en el régimen velasquista.
En ese mismo año, se convocan a elecciones, quedando como favoritos Fernando Belaúnde Terry (quien postulo para ser presidente nuevamente) y Banchero Rossi, quien fue prácticamente obligado a postular por sus seguidores, colegas e inversionistas peruanos y extranjeros.
Naturalmente, el ganador fue Luis Banchero Rossi, quien se convirtió en el presidente número 89 de la historia del Perú.
Como presidente, llevo al Perú a uno de sus momentos económicos mas prósperos, siendo el principal ingreso en el sector pesquero. Banchero creo TLC con muchos países y se convirtió en uno de los símbolos mas importantes del capitalismo latinoamericano. Banchero al ser un hombre diplomático pero a la vez campechano, tuvo índices de aprobación muy elevado, quizás, el mas alto de un presidente en la historia de nuestra nación.
Al culminar su mandato, el Perú ya estaba ubicado como el primer exportador de pescado enlatado de América y el segundo a nivel mundial, superado solo por Tailandia.
Banchero no volvió a postular y dedico los últimos años de su vida a disfrutar de su dinero viajando por todo el mundo en su velero “Florida” (llamado así en honor a su primera empresa).