Autor: Nur Yijan Navarro Urbina

En el año de 1440,  el hijo de wiracocha de nombre pachacutec, hombre carismático y conquistador de tierras, monarca enamorado  de aquel imperio de muchas etnias, entrego honor a sus ancestros por sus incontables victorias. Se acostumbraba en aquel entonces a que todos los habitantes acudieran al  llamado en las madrugadas para ir al esparcimiento de las semillas en donde las niñas, mujeres, ancianos y hombres debían de asistir al llamado. En esta ceremonia debían de recorrer cada uno de los 8 caminos que se comunicaban con otras aldeas proclamando la fertilidad de la montaña, descalzos  recorriendo cada rincón de Picchu.
Esta orden otorgada  por el monarca daba comienzo todos los días  a un ritual de agradecimiento y la concientización de la importancia  que cada uno tenía dentro de esta población, el compromiso era antes de la salida del sol recorriéndolo de norte a  sur lo hacían las mujeres con flores en la cabeza vestidas de túnicas blancas para invitar a la pureza habitar en sus campos, mientras tanto las ancianas llevaban frutos de la cosecha en vasijas de barro contoneándolo de un lado a otro para recordar el alimento del alma y la fertilidad que se encontraba en las generaciones, las niñas y niños esparcían agua mientras bendecían la tierra con canticos para  agradecerle a la tierra que la recibirían para cuidarla ; de este a oeste los ancianos recogían los frutos que le entregarían a las ancianas para ofrecerlos en la mañana siguiente recordándoles a todos la importancia de los ancianos con su sabiduría y los hombres le pedían fuerza y sabiduría haciendo clamores y danzas en el camino para proteger su montaña de toda asechanza con mala voluntad. Una vez se daba por terminado este importante acontecimiento sagrado, se realizaba una gran cena en las terrazas del reino en donde todo el pueblo celebraba el gran día que habían tenido y la benevolencia de Dios,  las ceremonias en las noches constaban de una oración a una sola voz, en donde exaltaban todas sus maravillas.
En sus largas caminatas por la selva, mientras  el monarca se encargaba minuciosamente de escoger las semillas una por una, para sus próximas siembras, llevando a una connotación muy importante dentro del proceso en la siembra. Las  providencia de las semillas eran regaladas e intercambiadas por distintos monarcas que visitaban sus tierras, pero aun así el hacia la elección con sus propias manos. Pasaron muchos años hasta  su madurez la cual llego y se encontraba aun sin escoger esposa. Una mañana caminando por los frondosos paisajes que comenzaban a florecer con una nueva cosecha, esparcían fragancias con sus imponentes frutos, comenzó a extrañar la valiosa compañía de una compañera. Más sin embargo era una persona que no encontraba agrado con ninguna de las cusqueñas, sin parar de buscar a la indicada, dedicaba mucho tiempo a su nación. Una tarde mientras se encontraban a punto de darle la bienvenida a la noche en su ritual de la cena, aparecieron unos españoles que silenciosamente mientras ellos se encontraban en sus dilemas, tomaban a todos los niños del pueblo y se los llevaron uno por uno a un encuentro con las llamas, fue el desastre jamás conocido en la historia. Cuando comienzan a escuchar los alaridos, quejas con llantos de niños y un olor a carne quemada, salieron todos al encuentro que desarmaría a cuzco y sus valientes guerreros. La escena fue desgarradora y el pueblo clamaba a su Dios exigiéndole como recompensa que en la llegada de la nueva cosecha fueran los hijos quienes nacieran.
Pachacutec  subía a la montaña a recibir instrucciones divinas, se encontraba frustrado, se sentía sucio y desamparado, a pesar de ser un gran guerrero y conquistador de batallas, la pérdida de su pueblo le habría afectado lo suficiente como para perder la cabeza con alguna mala decisión. En este desesperante encuentro, que esperaba escuchar a su amado Dios, tenía el sentimiento de que lo había desamparado en esta ocasión. En el camino hallo a su madre quien le relato de que tuvo  un sueño y necesitaba contárselo, él no se detuvo ni un minuto allí, pero mientras caminaba, respondió a su madre. Madre una vez deje mi encuentro con el Dios dueño del sol bajare a atender tus inquietudes, suplico tus ruegos para que tengamos entendimiento a los desastres.
Ella ansiosa  sin ver respuesta y atención ante el heredero del trono le grito a su hijo, para contarle que había soñado con su nieto, y que además sería  tan noble como él, subiendo sin entretenerse con los comentarios de su madre sonrió a medio diente y continúo su camino. Le tomo horas llegar a la cima, se encontraba disgustado y no hallaba por donde comenzarían sus suplicas. Mientras tomaba asiento, colocaba a la distancia su armadura y equipo de batalla, justo unos momentos recién estaba sentándose y dándole inicio a su encuentro con el altísimo en la copa de la montaña, de repente escucha ruidos, se coloca de pie y se acerca más al risco para intentar ver o escuchar algo. Desde las alturas  debido al eco, pudo escuchar que lo que estaba sucediendo era realmente algo por lo que debería de inquietarse. No se terminó de acomodar, mientras que de un salto comenzó a correr cogió su hacha y su casco solamente y desesperadamente tomaba velocidad para llegar lo antes posible cuesta abajo a el encuentro que no se imaginaria nunca, le cambiaría el rumbo a su vida.
Los soldados salían como torbellino a realizar un cordón de seguridad y a cerrar los caminos, para intentar encontrar a aquel que cometió el peor de los crímenes. Una vez bajo la montaña, Pachacutec comienza a buscar el paradero de  su madre en medio de la angustia, miraba alrededor y solo percataba la desesperación, la angustia y el llanto de las mujeres. Nadie en de cuzco quería ser el portador de la mala noticia, estaban paralizados debido a que encontraron muertos a sus padres, los padres del hombre, más emblemático de los últimos tiempos. Fue muy violenta y despiadada la muerte de ellos, le cuenta el general, le informo que ya se notificó a el resto de los aldeanos, ya llamamos a los curanderos estamos acordonando los caminos, daremos con el paradero de los culpables..
Nadie imagino que esto pudiese alguna vez tocar las puertas de Picchu, en la tranquila montaña  en donde vivían los más grandes conquistadores de todos los tiempos. Pronto en uno de los caminos  encontraron a una mujer tirada con sus vestiduras rasgadas y llena de sangre, todo el pueblo comenzó a movilizarse con deseos de hacer justicia con sus propias  manos. Era aurora, una hermosa mujer amazónica de pómulos sobresalientes y pelo lacio hasta las caderas, estaba agotada llorando y suplicando por su vida. El rey manda a la corte en la plaza real al día siguiente, pues esta era la principal sospechosa.
El dolor del hijo de waricocha parecía haberlo borrado esta enigmática e indefensa mujer, la presencia de esta era de todo su agrado. En la mañana siguiente en honor a los reyes  se comienza a levantar un templo al sol para así recordar y brindar tributos en el templo, en gratitud a Dios por sus vidas.
Trabajan despiadados, esclavizados en la nueva tarea, el rey perdió la noción del tiempo, pasaron meses y olvido que debió  de haber hecho el juicio público con la bella intrusa hace ya algún tiempo. Mientras deja al coronel al mando del torreón. Dirigiéndose a toda prisa llega al calabozo y comienza una conversación que lo llevaría a los brazos de un amor que sería el desequilibrio de este imperio.
El rey comienza a cuestionarla,  una de las preguntas era, tener claro que hacía ella en la vereda llena de sangre y vestiduras rasgadas? Ella le responde que, unos españoles la llevaron como esclava hasta ese camino agrediéndola e inmovilizándola con algunos golpes que le dieron en la cabeza y al ver que habían encontrado Cuzco de pachacutec, la dejaron abandonada. En donde están le pregunto el nuevo soberano? A lo que ella responde, yo asumo  que ahora estarían cruzando de nuevo a Colombia a acabar con mi familia, ellos se lo han llevado todo, junto las riquezas de mi selva.
Ella declamaba justicia  ante la acusación injusta que reposaba sobre sus hombros y hallo gracia e interés en el rey, le comenzó a contar sobre como los españoles invadieron Colombia y les proponían traer riquezas  a su pueblo a brindar la medicina que mejoraría a los ancianos de sus agonías y enfermedades. Cuando se marchaban se llevaban toda la flora y cuando regresaban, hacían nuevas masacres y les ofrecían esclavitud, a lo que algunos aceptaban invadidos del temor ya que al principio nos entregaban  barcos. Pero luego ellos nos arrebataron nuestra aldea. Escuchando el rey toda esta historia ordeno la inmediata liberación de la amazona. Una vez ella fue liberada y decidió marcharse de Machu Picchu. El rey mando al general y al coronel a que le trajeran a algunos de sus animales a algunas  de sus llamas para apresurar la salida de esta mujer. A quien alistaran trigo, leche, miel y frutas para su camino y un odre en donde le vertieran agua, para que no padezca en su travesía. Ya ahora se encontraban enredados los sentimientos del monarca, y ella lo sabía.
No dudo en invitarlo a este largo camino que le esperaba al cruzar las fronteras, él se compuso enderezando la cabeza y levanto la mirada dio regreso a su lugar, diciéndole que en este momento debía de preservar cada uno de sus intereses en su reino, intentando esconder todos los sentimientos que comenzaba ella a despertarle.
Ella no dudo un minuto su partida y agradecida comenzó a marcharse por el horizonte, a medida que se alejaba, despertaba extrañas sensaciones en el rey, en vista de que ella iría sola a pesar de que era una mujer bastante alta con algo  de 1,65 de estatura y robustas caderas, la orden real era enviar a un mandadero a que brindara de su servicio como escudero con la dama
El rey se encontraba desesperado  de que ella no deseaba quedarse y los días pasaron convirtiéndose en largos y eternos de su partida, al cabo de unos meses y ver que no había huella ni respuesta de su mandadero ni de la misteriosa mujer. Le dio inicio a los preparativos para una nueva conquista ira a pedirla en matrimonio y proclamarla  su reina, organizo la reunión de inmediato. Quienes conformaban los más importantes estándares dentro de la monarquía, estaban siendo llamados uno por uno con la noticia más esperada desde hace muchos años, inmediatamente eran notificados para informarles la decisión trascendental para la expansión de su reino su matrimonio con una mujer ajena a su cultura.
Perdió la cabeza pensaban los soldados con sus comentarios de pasillo, como vamos a mesclar nuestra tierra con la de ellos que es tan atrasada a nuestra realidad. Sin darle interés a los comentarios que se comenzaron a escuchar en la popa de la montaña tomo rumbo y la caravana partió inmediatamente el dio informe de cual serían sus coordenadas y dando conocimiento de los mapas, señalizando adonde y como sería el camino que el tomaría. Recogió en seis de sus animales las llamas  cargadas de piezas de oro y vasijas talladas por sus costumbres, llevo lana tejida y armas para ofrendar a su Dios. En el camino se dio cuenta de que alguien los estaba siguiendolos era una mujer de poca estatura que llevaba una capa de color marrón con aperturas solo en los ojos, le dieron vuelta a una cascada y la esperaron del otro lado para apresarla. Cuando por fin lograron sorprenderla, ella hablo de los intereses únicos sobre el oro que el llevaba en la caravana y lo quería para ella, ya que era una desdichada, le dijo también que sacar de sus artesanías a otras tierras le provocarían inconvenientes a cuzco.
El rey ofreció entregarle algo de oro pero debería de quitarse la capa, también contarle de su procedencia y ella se negó rotundamente, la mujer de la capa le conto que ella debía de cumplir una manda al quedarse así oculta ante el pecado del hombre, debido a su belleza y que nadie la debería de verla. Mientras tanto todos los soldados se burlaban a carcajadas de las locuras de esta mujer y uno de sus soldados, la tomo por la mano para quitarle sus vestiduras, cuando de repente el cielo se tornó rojo, comenzaron a salir  mujeres amazónicas de todas partes y llovían flechas de fuego por todos lados, todo se comenzó a oscurecer y a convertirse en un espesa nube gris que no dejaba a la vista nada, estaban los soldados confundidos debido al repentino ataque y a la llegada de tantas mujeres, todas con escudos lanzas y espadas de cuerpos armoniosos, cabelleras largas y caras angelicales.
El hecho los tomo por sorpresa así que comenzaron a reírse puesto a que el desconcierto y los nervios los tenían abrumados, habían soldados heridos en el suelo gritando del dolor paralizados sin saber para adonde ir  esperando a que salieran los guerreros adversarios, lo cual no fue así.
Cuando baja la densa nube del humo, apareció aurora imponente ya no con la cara de derrota y vergüenza de la vez anterior a la que fue encontrada en cuzco, ahora era desafiante llena de joyas y una corona, el rey no podía aun entender el suceso y rinde honores ante Aurora entendiendo que ella era la reina.
Me arrodillo ante su majestad pidiéndole valore mi gesto, organice mi ejército y hombres de confianza para  dirigirme a sus aposentos en busca de su mano, para pedirle matrimonio al su padre en las amazonas pero ha sido usted quien tomó la delantera.
Ahora eran ellas las que reían sin parar con carcajadas maléficas no entendían por qué el rey había hecho tan ignorante confesión. Y es Aurora quien toma la palabra y le dice, muy bien ya terminaste?  Pensé que en tus campos me reconocerían, soy la reina Amazonas te traigo mi reino conmigo porque supuse tu desesperación y vengo a conquistar Machu Picchu. Eh sido yo, quien ha matado a tu madre, vengo por el matriarcado.
Mientras ustedes están aquí ya desolamos su asentamiento ahora deben de estar partiendo en un barco sin dirección a cualquier otro rumbo desconocido, ahora nosotras estamos colonizando y conquistando, en nuestra cultura nosotras somos las que dominamos.
Dieron vuelta y tomaron por esclavos tanto al rey como a los soldados sobrevivientes y dieron inicio a la que ahora sería el periodo amazónico en Picchu, estas mujeres tomaron por esclavos a todos los hombres que había a sus alrededores y comenzaron a embarazarse, para poblar prontamente esta región. Al paso del tiempo comenzaban a preparar a toda la niñez y nuevas generaciones venideras en donde comenzaron un nuevo trabajo de colonización y fue la aurora la dueña de toda la nueva expansión inca-amazónica.
Dejando hasta el día de hoy la importancia del matriarcado en todos los tiempos y sacando de la esclavitud a la mujer desde sus inicios mas puros.